Una escuela democrática en Málaga

¿Te interesa experimentar con un modelo de educación alternativo basado en aprendizaje libre y autodirigido e integrado en una comunidad gestionada democráticamente?
Buscamos un espacio adecuado para nuestro proyecto, si puedes ayudarnos o conoces a alguien que pueda, por favor, contáctanos!

¡Hola! Somos Mario (4), Noa (7) y Xavi (41). Si te parece interesante lo que estás leyendo: ¡Bienvenido/a a nuestro proyecto! La verdad es que todavía no tenemos nada parecido, pero es posible que todo lo que necesitemos para poder convertirlo en una realidad sea una persona como tú.

¿Qué es una escuela democrática?

Hemos decidido utilizar el término educación democrática puesto que ya existe y cuenta, además, con cierta tradición dentro de las metodologías pedagógicas. Es posible que, si estás en el “mundillo”, puedas hacerte una idea de a qué nos estamos refiriendo. No obstante, para los recién llegados, esta terminología puede resultar un tanto confusa, quizás incluso engañosa, debido a la carga asociada a la interpretación política de la palabra en nuestro idioma. Hablar de educación democrática es hablar de un modelo educativo que tiene como premisa fundamental el respeto y la confianza en los niños y jóvenes. Tal modelo sólo puede surgir cuando se reconoce honestamente a las niñas y niños como individuos que participan activamente en su camino por la educación. En la educación democrática a los jóvenes se les reconoce el derecho a decidir cómo, qué, cuándo, dónde y con quién aprender, habida cuenta de las limitaciones del entorno en el que se encuentren inmersos. Es por ello que hablamos de aprendizaje libre y autodirigido. Además, la escuela se considera una comunidad educativa en cuya gestión y organización todos los integrantes tienen derecho a participar en igualdad de condiciones. El funcionamiento, la gestión de los recursos, las normas de convivencia y sanciones que, en su caso, sean necesarias, se establecen através de reuniones periódicas abiertas a todos y todas y en las que las decisiones se toman según el principio de una persona, un voto.

¿Por qué educación democrática?

A la hora de hablar de educación, especialmente en lo relativo a los modelos mayoritarios u oficiales, es bastante común pasar por alto la importancia del necesariamente presente componente ideológico. Con frecuencia escuchamos a profesionales y expertos en pedagogía y/o didáctica explicar la manera “más apropiada” de hacer las cosas, aunque pocas veces se abordan con rigor cuestiones más fundamentales como el para qué o la misma esencia del qué es lo que debemos enseñar. La realidad, sin embargo, es que la edución no es una disciplina como la física o las matemáticas, en las que distintos expertos pueden definir una manera de establecer la correción o no de un argumento de acuerdo a unos criterios externos más o menos objetivos. Por contra, la educación es más bien una actividad humana que sirve a un propósito, y no hay una manera correcta de llevarla a cabo. Partiendo de esta idea, todas las metodologías podrían ser igualmente aceptables, sin que podamos considerar algunas de ellas como mejores o más válidas que las otras. Lo que sí es cierto es que cada una de ellas tendrá ventajas e inconvenientes diferentes, que pueden ser valorados de acuerdo al servicio a su propósito en el marco de un contexto ideológico determinado. Para nosotros, la educación democrática, con sus ventajas e inconvenientes, es la máxima expresión de respeto y confianza hacia los niños y niñas, y la más adecuada a nuestro propósito último de desarrollo integral de la persona de todas cuantas tenemos conocimiento que se hayan experimentado.

Pero, ¿eso se puede hacer?

Bueno, aquí y ahora, quizás es demasiado pronto para poder responder esa pregunta. Existen precedentes que dejan claro que, aunque es posible, sin duda no es sencillo: existe un número importante de inconvenientes a considerar. Se me ocurren dos de ellos en particular que, aunque están lejos de ser los únicos, podrían compremeter por sí solos la viabilidad de un proyecto de estas características. En primer lugar, la financiación. Apenas disponemos de recursos económicos propios y la sostenibilidad económica es muy difícil de asegurar. En caso de conseguir abrir las puertas algún día, la financiación dependerá de las coutas aportadas por los participantes. En segundo lugar, el marco normativo está lejos de contemplar, a día de hoy, un proyecto educativo con estas características como un centro homologado. Cuestiones fundamentales del modelo como la no existencia de un curriculum fijo (y cualquier otra posición resultaría, desde nuestro punto de vista, demasiado poco humilde: ¿a quién le corresponde decidir de qué cosas y cuánto de cada tiene que aprender todo el mundo?) o de evaluaciones al uso (para el modelo democrático todas las personas valen lo mismo y todo el mundo está “bien” desde el momento en que entra por la puerta) son irreconciliables con la legislación educativa actual. Así pues, todos los alumnos y alumnas podrían estar considerados, desde un punto de vista legal, en situación de desescolarización. Además, aquellos que deseasen acceder a niveles de educación postobligatorios estarían en una posición desfavorable en comparación con sus compañeros y compañeras escolarizadas en el sistema oficial.

Y entonces, ¿la educación democrática es para mí?

Como te imaginas, ninguno de nosotros podría responder a esa pregunta por ti. Te corresponde a ti, y sólo a ti, tomar esa decisión, así como todas cuantas se refieran a tu educación, o la de tus hijos y/o hijas. Es posible, no obstante, que sí podamos darte alguna orientación. No voy a tratar de profundizar más en los inconvenientes, es sencillo encontrarlos. Si, además, crees que sabes perfectamente qué es lo que quieres para tus hijos o te gustaría tener control sobre todo aquello que puedan hacer, entonces es probable que la educación democrática no sea para ti. Sin embargo, si, a pesar ello y de todo lo explicado en el párrafo anterior, la idea te sigue pareciendo atractiva, es posible que sea lo tuyo. Si al leer alguna de las secciones anteriores has sentido que algo resonaba dentro de ti, con tu manera de enternder la educación, es posible que el esfuerzo necesario sí merezca la pena. Si crees que cualquier joven, niño o niña, independientemente de su edad, merece ser tratado y respetado como un individuo y, a pesar de todo, estás dispuesto a confiar en él o ella incondicionalmente, entonces quizás sí podamos hacerlo posible.

¿Quieres ayudarnos?

Seguro que sabes lo que cuesta nadar contracorriente. Nosotros tres sentimos que ya hemos hecho casi todo lo que estaba en nuestras manos. Bueno, la verdad es que seguimos disfrutando haciéndolo cada día. Ahora nos gustaría que, quizás, alguien como tú nos eche una mano. Si te gusta la idea y te gustaría comprometerte con nosotros, puedes dejarnos tu email aquí abajo para que sigamos en contacto.

Me interesa vuestro proyecto porque...


Si quieres saber un poco más sobre educación democrática…

Quizás te resulte interesante echar un vistazo a los siguientes recursos:

Sudbury Valley

Sudbury Valley es una escuela democrática abierta en el estado de Massachusetts, en Estados Unidos, a finales de los años 60. Desde entonces ha servido de modelo e inspiración a muchas otras en diversos países. En este vídeo (que muestran en su página web, en inglés) puedes hacerte una ligera idea de cómo es un día cualquiera allí.

Por fin libres

Por fin libres (Free at last es el título original) es un libro publicado en 1987 por Daniel Greenberg, uno de los fundadores de Sudbury Valley School, sobre la experiencia de la escuela cuando esta contaba ya con una trayectoria de unos veinte años. Aquí puedes leer la introducción de la versión en español. Si te parece interesante, puedes considerar leer el libro completo.

L’Ecole Dynamique

Aquí puedes ver a Ramïn Farhangi (cofundador de L’Ecole Dynamique, una escuela democrática en París) en una charla TEDx que lleva el elocuente título de Por qué he creado una escuela en la que los niños y niñas hacen lo que quieren (en francés, subtitulado en español).

We support Ukraine and condemn war. Push Russian government to act against war. Be brave, vocal and show your support to Ukraine. Follow the latest news HERE